El triunfo del espíritu

El triunfo del espíritu
Jura de la Constitución de Cádiz

viernes, 11 de septiembre de 2015

COMENTARIO AL POEMA 59 DE ROSALÍA DE CASTRO



POEMA 59

Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso,
de mí murmuran y exclaman:—Ahí va la loca soñando
con la eterna primavera de la vida y de los campos,
y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.
—Hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha,
mas yo prosigo soñando, pobre, incurable sonámbula,
con la eterna primavera de la vida que se apaga
y la perenne frescura de los campos y las almas,
aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan.
Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños,
Sin ellos, ¿cómo admiraros ni cómo vivir sin ellos?

LOCALIZACIÓN
      El “Poema 59″ está escrito por Rosalía de Castro, que nació el 24 de febrero de 1837 en Santiago de Compostela y murió el 15 de julio de 1885 en Padrón. Escribía en prosa y poesía, tanto en lengua castellana como en gallega. Este poema corresponde al libro En las orillas del Sar. Uno de los temas de sus obras era la preocupación por las condiciones de los pescadores y campesinos gallegos, hecho que denota una preocupación importante por la situación de sus paisanos. Su salud fue siempre muy delicada; murió de cáncer.
El tema:
 La resistencia al paso del tiempo y el deseo de la eterna juventud.
MÉTRICA
                Este poema consta de una estrofa que está compuesta de catorce versos hexadecasílabos. La rima de los versos es asonante y consonante; Los ocho primeros riman en asonante (-a,-o) y los restantes en -a,-a

Contenido o estructura interna

                Hay dos partes perfectamente diferenciadas. Mediante el diálogo se dramatiza el conflicto interior del yo.  En los primeros siete versos del “Poema 59″ el yo poético escucha los reproches que la naturaleza le dirige por su pretensión de una juventud eterna y en los siguientes siete versos es la respuesta rebelde contra el paso del tiempo, el ansia de eternidad, con la que responde a la naturaleza.
Recursos literarios
Metáfora:  eterna primavera de la vida (5 y 10).
Paralelismos: aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan (12), hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha
 Personificación: de mi murmuran y exclaman (4).
 Interrogación retórica: ¿Cómo admiraros ni cómo vivir sin ellos? ( 14).
Polisíndeton: ni las fuentes, ni los pájaros,/ ni el onda con sus rumores, ni con su  brillo los pájaros (1,2)
Epanadiplosis. sin ellos, ¿cómo admiraros, ni cómo vivir sin ellos?
repetición: la eterna primavera de la vida.
Valoración personal

                A lo largo de este poema, aparecen características de la escritura de Rosalía de Castro como son los temas sobre la naturaleza y el desajuste entre los sueños y la realidad. Los temas de la locura, la naturaleza y los sueños son  también recurrentes en Rosalía. Asimismo la rebeldía, ansiedad  y soledad de la protagonista terminan por asignarlo al espíritu romántico. Lo característico de su producción son los versos largos de rima asonante, los recursos estilísticos de repetición y la búsqueda de claridad en la expresión. La poesía está impregnadad por un aire pesimista y melancólico propio de la autora.







3 comentarios: